Faununnos

 

7-11-14 (2)

Siendo este mi primer blog, es lo apropiado presentar más sobre mí antes de echar a este sitio todo lo que deseo exponer; sobre lo que he aprendido, y quiero discutir buscando su opinión y perspectiva de las cosas.

Soy un pensador, soy de aquellas personas que, mientras trabajan o realizan alguna actividad, la mente se escapa hacia lo profundo y está todo el tiempo pensando las cosas. Y es increíble que así tengo mejor concentración que solo estar quieto tratando de cogitar mis ideas. Hay muchas personas que funcionan así.

Soy un filósofo – en la escuela de filosofía donde me eduqué – me han enseñado que un filósofo es, más allá de la imagen del arcano pensante, solo una persona que ama el saber: no importa el sexo, origen, estatus ni edad. Si esa persona es curiosa y le interesa saber de las cosas básicas, del comportamiento de los seres, la explicación de los fenómenos o busca entender la causa y efecto de nuestro mundo, entre otras cosas, buscando soluciones o alguna conclusión, esa persona ya está en el camino de los sabios.

Así soy yo, y mi camino filosofal aun no me muestra un final.

No soy religioso, sino espiritual, me identifico pagano – pagano en el significado actual, para los que me entienden – Todo empezó con mi curiosidad por la Wicca, desde compra de varios libros, navegando en portales de internet, conociendo gente en común, hasta llegar a lo que es uno hoy al comprender el sentido de esta suma espiritualidad. En un apartado, no admito a la wicca, o sus variantes neo-paganas como religiones, debido a que la religión es una forma de reclutar, adoctrinar y mantener a una colectividad de personas siguiendo una serie de reglas con propósito ético y moral, una forma de vida muchas veces artificial a la naturaleza, y no siempre persiguiendo la espiritualidad. La Wicca solo se basa en lo natural, los mitos y sus dioses se basan en ti, en mí, en todos como mente individual, su moral funciona en lo que por sentimiento es bueno o malo, no hay entidades malignas ni demonios que temer en la Wicca. Mis Dioses son dos y también uno como lo absoluto, Diosa y Dios, tengo muchos nombres tanto personales como populares que usamos según la ocasión o con quienes nos reunimos.

Mi Diosa es la Madre del todo, es identificada con la estrella de cinco puntas, con cuerpo de mujer, de animales maternales, con la Tierra, el suelo que permite crecer todo, el océano, la galaxia; tiene muchos otros símbolos, y nombres según las culturas de antaño que la han reconocido y venerado. Aún hoy, es adorada por paganos y no paganos, muchas veces estos últimos sin tener idea. Pero también hay muchos otros que la repudian y maltratan.

Mi Dios, él ha sido venerado y está volviendo a serlo nuevamente por gente abocada al paganismo y neo paganismo. Aunque por casi dos milenios ha sido retratado como la encarnación del mal, la corrupción del hombre, el esparcimiento de pestilencias y la muerte. En él me inspiro para crecer más como persona y mejorar como hombre de sana mentalidad. En estos tiempos en que aun domina el patriarcado, muestra una paradoja cuando un hombre se siente orgulloso de serlo, porque de manifestarlo es visto casi inmediatamente con connotaciones negativas: «machista», «misógino», primitivo, simio, etc. Es una pena que la gente se inspire en el odio y sus experiencias negativas para tratar de superiorizarse sobre otros.

Fauno, Pan, SkanÞan, o Cernunnos es la imagen de masculinidad que sigo y venero en mí y en cada ser masculino, el buen macho. Cernunnos (Kernunnos) era originalmente el Dios de la caza y señor de las bestias del bosque, por eso su imagen era representada como un hombre con partes de animales: cuernos de ciervo, piel de lobo o patas de cabra son lo más usual, como en el caso de Pan/Fauno.

Poca información existe sobre Cernunnos, pero se sabe que fue ampliamente adorado en la Europa Celta, y en la primitiva Escandinavia con el nombre de SkanÞan (Skandinavia significa «Tierra de Skanthan»).

Faununnos es una mezcla de algunos de estos nombres míticos que sobrevivieron al tiempo, Kernum, el nombre de mi sitio, también es una variante inspirada.

Esta deidad representa todo lo natural y positivo de la masculinidad natural, que niega, y busca corregir los aspectos negativos que como hombres ha impregnado con sus malos actos al mundo; el desarrollo del hombre sano, fraterno, protector y valiente; fuerte, pero precavido; nunca superior, pero complementario a su par femenino que aunque distintos, ambos hacen un@.

En él inspiro el modelo de ser un buen hombre, sabio, autosuficiente, consciente, honesto y honrado. Valores que que se han ido perdiendo con las generaciones más jóvenes, pero que aun hay esperanza algunos de ellos y que es un alivio para los viejos saberlo, antes de ir a dormir.

He escrito en este blog sobre mi yo en mi aspecto psicológico y espiritual, en el próximo será más orientado a mi persona natural (o civil) pero nunca revelaré tanto detalles de mi identidad, no es por nada, pero me gusta ser un poco anónimo.

Gracias por leer, y que sus días sean mejores.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s