Chile: País feudal

No es solo Chile, sino la la situación de varios países en el mundo subdesarrollado y más abajo, que se vive lo que voy a escribir a continuación, pero como soy de este país, es que apunto el título de este blog.

Al mencionar el feudalismo, pensamos en esos reposados y románticos escenarios de la Edad Media, mezclados con los cuadros horrendos asociados a los males que marcaron esos rudos tiempos, mientras que otros piensan en héroes y princesas.

pero yendo al marco que abarca el sistema feudal de la Europa Occidental de aquellos tiempos, lo veo repitiéndose de hace tiempo en nuestro país, prácticamente desde la llegada de los españoles, la Colonia, hasta nuestros días.

El sistema nunca ha cambiado, solo han ido variando el maquillaje con el paso de las décadas, y cada vez que pasa el tiempo, en muchos aspectos es más crudo y cruel.

Entre la Colonia a los años de la Independencia, solo ocurrió un cambio de nombre y de bandos, pero prácticamente ha sido lo mismo: señores poderosos, marqueses eran dueños de haciendas –  feudos – cuyos campesinos le servían; el señor tenía la potestad y propiedad sobre ellos, si el patrón codiciaba un objeto o una doncella, esposa o hija de uno de sus siervos, este podría poseerla sin menoscabo alguno.

Pasando al fines del siglo antepasado, en los primeros años de la república, los patrones hacían lo mismo, eran dueños de todo incluyendo de la vida de sus obreros, a quienes se les llamaban así al abolirse la esclavitud, pero eran lo mismo: siervos, pero con otro nombre. Las practicas inhumanas siguieron, algunos deportes consistían en puro sadismo, cosido con la palabra «tradición» pero era maltrato. Hoy solo sobrevive el Rodeo de Media Luna, un llamado deporte nacional, pero los huasos siguen igual de toscos y acabados, y los animales siguen teniendo menos derechos que los humanos (al menos, los humanos) Pero antes se conocía el palomear rotos, en donde los «señores feudos», a caballo, correteaban, golpeaban a huascazos hasta matar a peones, obreros o gente pobre – a veces sin motivo alguno – solo por diversión, o porque el roto en cuestión era tan patético/feo/desmerecido/o-lo-que-fuera,  que lo mejor era pegarle.

Los patroncitos o defloraban campesinas o masacraban rotos, y ese es nuestro folklore, ah… el traje del tirano, del señor feudal chileno.

En el campo, esta practica se mantuvo, poco a poco desapareciendo a la llegada de la modernidad, pero otras formas de feudalismo e inhumanización se mantuvieron o se crearon en el espacio urbano, entre el gobierno y el pueblo, y las dos caras de una misma tiranía; la falsa lucha entre capitalismo y comunismo, un monstruo exportado de dos cabezas, que – desde el siglo veinte – se dedicó a derramar litros de sangre de hombres, mujeres y niños indiscriminadamente para que los chilenos respetaran a sus señores: la represión del ejército.

En varias ocasiones las protestas eran suprimidas a cañón de fusil o de ametralladora sin chistar, era llamado a restaurar el orden, servir al país, país mismo que estaba siendo acribillado en las calles. Así, con el cansancio de las represiones, las obligaciones y la propaganda, el pueblo se resignaba a vivir, arreglándolas con los abusos de la autoridad alimentada con tesoros y riquezas ofrecidas ahora por la burguesía, los empresarios, al comienzo, locales, luego transnacionales; sumando la propaganda de la entretención que ayuda al siervo ciudadano a olvidar los males que le aquejan, deja finalmente de luchar, reduciendo la resistencia de varios a unos pocos, que poco o nada pueden hacer, aunque tengan la razón. Sus semejante juegan de yanaconas y les ridiculizan de loco, antifa o comunista frustrado.

Todos reclaman, todos demandan cambios, mejoras. Sin embargo nadie actúa. Los pocos que lo hacen, bajo las reglas de los malos, pierden como en la guerra.

Esta es una cuota personal, con lo de las reglas de los malos, me refiero a la democracia. No, no creo en la democracia ¿De qué te sirve tener la razón si el malo tiene al tonto, al ignorante y al fanático contra ti? Y tus aliados están cansados, viejos… ocupados con trabajo, y lo que ganan no le alcanza para alimentar a sus familias.

El sistema feudal en el que se traduce nuestro sistema está en donde los empresarios, los empresarios son los actuales señores feudales, los reyes del mundo los poderosos. los goberantes, políticos: Piñera y sus soquetes, o Bachelet y sus soquetes son solo vasallos a quienes les dan dinero, ellos promulgan leyes donde los primeros beneficiados – por angas o por mangas –  siempre serán sus señores antes que los villanos, la servidumbre moderna; ahora la clase media, los pobres e indigentes que viven en la calle, que no sirven a nadie, a veces a los vasallos para influenciar de alguna forma en los siervos: la clase media.

los señores feudales empresarios y sus vasallos políticos extraen todo lo que pueden y a todos sin respeto, en eso se ejemplifica que aún usemos el sistema de las AFP, donde usan el dinero descontado de nuestra pensión para apostarlo en inversiones bursátiles, cosa que, en caso de pérdida, solo nosotros y en especial nuestra gente mayor es la más perjuicada, quedando ellos, los señores, ilesos. ¡Pues esa es la idea! generar ganancias sin riesgos para ellos.

Yo soy un buen y dedicado trabajador, pero el sistema laboral también se le considera esclavista. Para algunos trabajar nueve horas al día es poco comparado con países donde los derechos y la dignidad humana es menos respetada (cosa que ni esto ni lo otro debe ser aceptado) además de las horas de viaje de traslado del hogar al trabajo; o en casos peores, de la ciudad de residencia a otra localidad del país, o al extranjero y por largos periodos de tiempo (en el caso especial de trabajadores extranjeros) las empresas, en donde pueden intentan prescindir de nuestras necesidades humanas. Ejemplos que les sonará familiar: prohibirnos sentarnos a descansar aunque sea por unos minutos, prohibición de escuchar música en el celular, prohibirnos comer o sostener un poco de conversación con el compañero, entre otras cosas. Buscan deshumanizarnos volviéndonos antisociales, padres ausentes, esposos separados, hijos educados por la tele y la entretención basura, apenas permitiendo tener actividad familiar unas pocas horas en el final del día y en el corto fin  de semana. Apenas nos queda tiempo para vivir nuestro ser, y por más que protestemos y demandemos democracia, no nos garantizarán jamas más derechos que a ellos.

El país, como mucho otros similares, han sido mal construídos. La democracia, en mi opinión, como he dicho, es otra artimaña para engañarnos con bolitas de dulce, la república es un sistema feudal disfrazado para hacernos creer que somos pueblos libres y con la libertad de elegir nuestro camino, pero tienen todo maquetado para que les beneficiemos: nuestra educación, salud, vivienda, alimentación, todo… incluso hay que pagar hasta para morirse, antes no era así. La civilización moderna es una cámara de torturas y tormentos. Solo en Chile se vive hasta morir olvidado en tu puesto de trabajo.

Como pueblo y raza rebelde, estamos también en el plan de los señores feudales de mermar nuestra resistencia mezclándonos con gente de otras culturas y otras razas menos desarrolladas que la nuestra – ¡ah! – la inmigración. Tanto en Europa como aquí en Chile y otros países «irreductibles» ya no buscan someternos mediante la supresión que es muy condenada y acusable en estos días; sin embargo, ahora usan el globalismo y la multiculturización, mezclándonos con gente de pueblos más pobres y dóciles para volveros mas gobernables; o reemplazarnos por ellos, ocupando nuestra herencia – ya que nuestra tasa de natalidad es más baja, y la gente de tercer mundo no para de reproducirse en donde quiera que vaya.

Un consuelo es que el internet, contrario a lo que afirman, nadie lo controla, las redes no tienen amo absoluto, si toman el control de una plataforma, entonces las masa ocupan otra, así es como Facebook perdió un poco de utilidad en mensajería instantánea cuando apareció Whatsapp, Outlook está algo olvidado, y como no mencionar que Youtube está perdiendo usuarios frente a Bitchute y otros broadcastings gracias a sus propias políticas de censura, de cómo los ,medios principales de comunicación han perdido atención gracias a informadores independientes que dicen la verdad sin tergiversar ni mentir (o en caso de RT Noticias, que está fuera de la maquinería occidental por ser rusa). Esto es una muestra de como la gente lucha contra este nuevo feudalismo en redes sociales, del que extendidamente cursa una revolución y lucha contra los poderosos, porque, al subirse los humos a la cabeza han permitido crear algo que no pueden controlar.

El internet es como el océano, muchos controlan sus puertos, pero nadie es amo de sus profundidades.

Con esta segunda cuota personal los dejo. Siento que escrito demasiado para un blog, pero estoy seguro que han entendido el mensaje sobre lo que estamos viviendo, y que depende de la voluntad de cada uno para ser libres de verdad según lo que creemos correcto o mal, según también, lo que entendemos por realidad.

No te limites. Mucha gente se limita a lo que creen poder hacer. Puedes llegar tan lejos como tu mente te lo permita. Lo que crees, recuerda puedes llevarlo a cabo.

Mary Kay Ash

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s